COMO PARTE DE LA TERAPIA OCUPACIONAL, EL HUERTO DEL ASILO HA REVIVIDO CON EL CUIDADO DE LOS ABUELITOS.

Hortalizas, frutas y legumbres se pueden ver creciendo en el área del huerto del asilo de Ancianos “Padre José Navarro Sahagún”, gracias a los cuidados de los abuelitos que han decidido revivir esta área, que por algunos años se fue quedando en el olvido.

“Don Enrique Tinoco”, quien llegó al asilo en busca de una familia y un poco de compañía en su vida, es el principal interesado en darle alegría a este pedazo de tierra que con trabajo y cuidados, se puede ver el resultado con la pequeña cosecha de rabanitos, melones, chiles, limones, mazorcas, sandias, tomates, entre otros productos más.

“Es tan gratificante, poder ver producir a la tierra, son momentos de esperanza y emoción, ser participes de los milagros de la naturaleza”, dijo don Enrique al presumir sus cultivos, otros abuelitos mas, se acercan a ayudar en los cuidados, y día a día riegan las plantas y contemplan el crecimiento de algunas.

La Coordinadora del Asilo Sra. María Isabel Paulin, mencionó que a esta área se le ha estado dando mantenimiento a petición de los abuelitos, además de que es una buena actividad para que ellos salgan y puedan imprimir sus energías en una actividad que los motiva y obliga a salir de lo ordinario que ha resultado a raíz de la contingencia.

En el área emocional los huertos mejoran la autoestima y la relación con las demás personas. En la parte física se trabaja la motricidad fina y gruesa al remover la tierra y hacer las plantaciones, comentó la coordinadora del Asilo y agregó; que quien desee contribuir con semillas, tierra o fertilizantes es bienvenido para continuar con los cuidados del huerto.

También el área cognitiva se ve beneficiada puesto que se trabaja la memoria para recordar técnicas y cuidados. La atención para prevenir plagas, así como la rutina y los hábitos. Ya que en determinado día y hora hay que hacer el regado y en determinado tiempo recoger cosecha, actividad que es de gran ayuda para los abuelitos y se ha reflejado un gran cambio positivo, ya que la pandemia del COVID-19, ha limitado totalmente las visitas por lo que el estado de ánimo es muy fácil que decaiga, por eso se han buscado actividades que sirvan de herramienta para activar a los asilados.