Casa del Cerrito Blanco

14 junio, 2024

h

Casa de la hacienda de Zeferino Flores, quien fue uno de los personajes más importantes en el ámbito empresarial y político durante la segunda mitad del siglo XIX. Cabe señalar que Zeferino Flores apoyó a Benito Juárez durante su estancia en Matehuala del 28 de diciembre de 1863 al 5 de enero de 1864, durante la intervención francesa.

Ante el asedio francés, el presidente Benito Juárez trasladó los Poderes de la República a San Luis Potosí, sin embargo, ante la llegada de las tropas del imperio, Juárez se trasladó al norte del país con destino al Paso Norte (Ciudad Juárez), pasando por Moctezuma, Venado, Charcas (Haciendo de Solís, Laguna Seca) y Matehuala.

En este andar el Presidente Juárez traía consigo 11 carruajes con el resguardo de los documentos más importantes de la Nación, mismos que en Matehuala se salvaguardaron en la hacienda del administrador conocida como la casa del cerrito blanco, lugar perfecto para divisar la llegada de tropas del imperio. Asimismo otro suceso importante es que durante la estancia de Juárez en Matehuala se nombró Capital de la República.

El hecho de salvaguardar los documentos más importantes de México, significaba no ceder el conocimiento del territorio a los franceses, desde el punto de vista económico y militar, es decir, por un lado, representaba otorgar el conocimiento de los principales centros mineros, haciendas, y recursos naturales, y por otro, el conocimiento del territorio, que podría generar estrategia militar a partir de los mapas y planos de la nación.

Además de proteger la soberanía de la nación, con el acta de independencia, la constitución y la promulgación de leyes y decretos.

Posteriormente después de que estuvieron en Matehuala, los documentos fueron trasladados a Saltillo en la misma ruta del presidente Juárez, en donde estuvieron escondidos de septiembre de 1864 a mayo de 1867 en una cueva, llamada Del Tabaco, en el poblado El Gatuño, ahora Congregación Hidalgo, municipio de Matamoros de La Laguna, Coahuila.

 Estuvieron bajo protección de bandidos a quienes Juárez cedió su confianza para su protección. Cabe señalar, que entre las estrategias que utilizó Juárez para controlar el bandidaje de los caminos, fue otorgarles empleo como rurales o como soldados en la guardia nacional.

Para finales de 1867 el general Pedro Viesca fue comisionado por el presidente Juárez para trasladar los archivos de la cueva del tabaco a la ciudad de México.

Otra historia interesante sobre la Casa del Cerrito blanco es el hallazgo de túneles o lumbreras que fueron mandados construir por Zeferino Flores para abastecer de agua la hacienda y los campos agrícolas. Esta es una de las razones por lo cual siempre hay agua en la laguna de dicho lugar.

También existe una leyenda sobre el túnel que se localiza dentro de la casa del Cerrito Blanco en donde se dice se escondían tesoros o se trasladaban a otros puntos durante los conflictos políticos de la segunda mitad del Siglo XIX, o bien, protegerse se los asaltos de los bandidos.

Notas relacionadas…

Casa de los Portales

Casa de los Portales

Espacio virreinal que fuera casa del General José Antonio de Soldevilla, y cuartel del regimiento de San Carlos. Durante la guerra de Independencia...

El ojo de Agua

El ojo de Agua

“El ojo de mar” del valle de Matehuala fue fundamental para la instalación de las primeras haciendas de beneficio, agrícolas y ganaderas. Por medio...